Páginas

20.4.13

La silla.



LA SILLA.

En un trío de luces
se acuesta
como en una montaña de vidrieras,
dejando camino
a la luz pura
en concentración del color multiplicado.

En la escalera hasta la mente
atraviesa el dios futuro
desértica espalda
a la vista entre la nervadura
vertical del oro.
La playa sentada
abre los fluviales labios
y un tiempo redondo excava.

La boca del horizonte
a la curvatura emancipada
asoma, embarcación umbilical
como cumbre caliente,
cristal recompuesto
en calor y soplo.

Abanico primaveral de ramas
muere como clavo
en tu madera viva,
silueta en arte de fuego ondulando
con un placer de aire.

Válvula de la burbuja
iluminando el viento,
las ramas inseminan
como néctar alcanzado
el magma magnánimo
constructor
de islas como gotas,
liberadas del sol sonoro
como partículas luminosas
en estado líquido,
a su velocidad antigua
siempre nueva,
sin tiempo,
en eternidad lumínica,
en combustión,
en combustible renovándose
se alimenta.


Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 SafeCreative.org. John Desde
Publicar un comentario

ShareThis

ShareThis